¿Qué complejo hay con publicar "Estoy buscando trabajo"?

Vamos a las redes sociales a cumplir expectativas. 

Sobre todo nuestras propias expectativas: las de tener un estatus, una vida social, un buen trabajo, una relación espectacular… Por eso no nos atrae la idea de publicar que estamos buscando trabajo.

Y es que no solo en LinkedIn encontramos posts donde celebramos ascensos, trabajos nuevos, X años en una empresa, la cena de navidad con los compañeros -cuando había- o cualquier tipo de hito de los que nos hacen sentir orgullosos y orgullosas. Aunque luego rajemos como los que más.

Sin embargo, en todas las horas que paso en redes sociales a mí personalmente me cuesta encontrar publicaciones en las que mis contactos compartan que han perdido su trabajo o que necesitan complementar su jornada en otro lugar. Y, ¿cuántas personas habrán perdido su trabajo este año? Aun siendo un mal de todos, no lo compartimos porque es un hecho socialmente percibido como un fracaso.

   

Hoy escribo este artículo porque he podido sentir la sensación de: “Si lo publicara, probablemente encontraría algo más rápido pero… ¿Me hará perder reputación? Mejor espero un poco más.”

Aceptar que una empresa ha prescindido de nosotros por algún motivo que, seguramente, nada tiene que ver con el desempeño de nuestro trabajo, lleva tiempo; y gritar a los cuatro vientos que realmente necesitamos encontrar algo pronto es difícil para cualquiera. Pero ¿qué tipo de complejo han implantado en nuestros ADN´s para que esto ocurra?

¿Por qué esa necesidad eterna de demostrar que todo está bien?

Si no lo está, ¿Qué pasa? ¿Eres peor persona o peor profesional? 

¿Tu validación como persona depende de la empresa o del superior directo de turno? 

¿Dónde queda tu autoestima en este momento?

Tengo la suerte de haber completado mi primera semana en un puesto de trabajo nuevo y tengo que decir que en las dos semanas que, por suerte, me duró la búsqueda activa de empleo no fui capaz de publicar: OYE, QUE BUSCO CURRO. ¡ECHADME UNA MANO!

Todo el mundo va a recibir ayuda de alguna forma si publica este mensaje. Aunque sea visibilidad, alcance y ese rollo de las redes sociales, pero es mucho más que mirar a tu café con preocupación y angustia una tarde detrás de otra. Alguien va a ver tu mensaje y le va a resonar tu experiencia, tu personalidad, tu carisma, lo buena persona que eres o las cosas tan chulas que sueles compartir y que nunca se pierde. 

Y no solo eso: NADIE TE VA A JUZGAR. 

Muchísima suerte

Un abrazo,